Rol On the Line

[Reseña] Mouse Guard, edición de Holocubierta

David Petersen es un artista de arte secuencial (la forma pedante de decir tebeos que últimamente aparece de tanto en tanto) que desde 2006 narra en una no muy prolífica producción, casi diríamos artesanal, las épicas desventuras y hazañas de la Guardia de los Ratones. Si, ratones, ratones inteligentes que viven en un entorno hostil compartido con búhos, serpientes (auténticos dragones estos dos primeros casos), osos, alces, cangrejos y comadrejas (también inteligentes y muy hostiles hacia ellos).

Ratones del mismo tamaño que los de nuestro mundo pero capaces de construir ciudades, granjas, de forjar armas y elevar fortalezas, capaces de organizarse para sobrevivir, guerrear contra la fauna hostil y actuar de forma preventiva para asegurar así un futuro más seguro para sus ciudades, familias, amigos.

Las historias de Mouse Guard no son historias para niños pese al dibujo entrañable y hermoso de las historietas, sino duras y en cierto sentido macabras. Los ratones toman decisiones duras en aras de la supervivencia de la mayoría, poniendo sobre la mesa la cuestión del sacrificio personal de forma constante. Son mutilados, sufren graves heridas, mueren… horriblemente. Pero ¿como no iba a ser así, cuando no son más que ratoncitos que afrontan a criaturas mucho más grandes y peligrosas que ellos? El mundo de Mouse Guard es hermoso, Petersen traslada las estaciones con maestría y recrea los bosques de su niñez, y peligroso. Y por ello los ratones cuentan con la Guardia de los Ratones, una hermandad de heroicos roedores que se dedican de forma altruista y sacrificada a proteger a los suyos. Una especie de Guardia de la Noche o Ronda de Yerbosera… solo que sus integrantes no son criminales sino ratones que sencillamente quieren hacer de los Territorios de los Ratones un lugar más seguro.

El juego de rol, obra de Luke Crane, traslada todas este espíritu empleando una versión simplificada del sistema Burning Wheel buscando hacerlo cercano para “todas las edades” al suprimir algunas mecánicas como los lifepaths y simplificar muchos otras tales como el combate (que ha ganado en agilidad respecto a su versión primigenia) o los puntos de Artha. Las creencias, los instintos, los objetivos, rasgos y habilidades siguen ahí, y son el núcleo del atractivo de este sistema, así como las herramientas principales para que las partidas se muevan al proporcionar problemas a nuestros ratones a cambio de obtener recompensas (porque en este juego si se quiere avanzar y mejorar, aprender, los ratones se tienen que meter en líos).

Por su parte la mecánica básica de Mouse Guard es tremendamente sencilla: se emplean dados de seis caros que obtienen éxitos con resultados de cuatro o más que se suman a uno de los pocos atributos, aunque luego se introducen varias variantes empleando los rasgos o los objetivos personales que nuestros ratoncitos tengan.

Las partidas también tienen una estructura diferente a la de otros juegos. Por un lado tenemos la primera parte de la partida cuyo peso recae sobre el Director de Juego y es la que tiene más que ver con un juego de rol usual. En ella se plantean los objetivos que la Guardia de los Ratones debe cumplir y los obstáculos que los ratones tendrán que afrontar, obstáculos que se encuentran divididos en distintas categorías (clima, naturaleza, animales y ratones), los cuales pueden variar según la estación del año en el que nos encontremos (algo importante ya que muchos animales no estarán activos durante el invierno o estarán particularmente alterados y hambrientos tras el deshielo). Durante esta primera parte los ratones deberán intentar superar esos problemas con una o varias tiradas, y si consiguen salir adelante con éxito podrán narrar lo sucedido como les plazca…aunque por el camino empiecen a agotar sus recursos, quedar heridos, cansados, etc…

Aunque el Narrador tiene libertad para introducir giros con los que sorprender a sus jugadores. Tal vez encontrasen un paso seguro para mandar un mensaje, pero este es quebradizo y uno de sus acompañantes, digamos un guía, cae en la oscuridad ¿sabrán llegar a su destino solos?

Después empieza el turno de los jugadores quienes toman el control de la aventura pudiendo decidir a que se dedican sus ratones. Tal vez su guía cayó por un agujero y decidan ir a buscarlo, o tal vez opten por ir a dar el pésame a su familia. Sea como sea, hagan lo que quieren hacer, deberían superar lo que se llaman chequeos…que solo podrán efectuar si han obtenido puntos, digamos de experiencia, al realizar con anterioridad acciones.

En conjunto hablamos de un sistema que aún manteniendo la esencia del Burning Wheel primigenio hace de la sencillez su mayor virtud y no pierde en absoluto la coherencia con el mundo de Mouse Guard. Cada página y capítulo transmite el carácter de este universo tan particular. Es de agradecer que a lo largo de todo el manual abunden los consejos para el jugador y el narrador, explicados de forma clara y sencilla aunque quizás excesivamente paternalista para algunos lectores (como un servidor). Es un manual accesible y completo, con abundancia de material (incluso con detalles muy simpáticos, como un Quien es Quien con los personajes de la multitudinaria portada), explicaciones y ayudas; para los lectores del tebeo original será agradable descubrir que dentro del juego se incluyen las fichas de personaje de los protagonistas de los mismos. La traducción es agradable y muy correcta, en ningún momento chirría para el que conozca la obra original y se nota el conocimiento, casi podría decir cariño, que el traductor (Rodrigo García Carmona) siente por el juego que declara ser su favorito.

Formalmente hablando el manual presenta 300 páginas a todo color ilustradas con el arte del tebeo original e ilustraciones originales obra del mismo David Petersen. Su tapa es dura y está encuadernado con hilo, con un mapa muy colorido de la región de juego en la parte interior de las cubiertas. Las dimensiones del libro emulan las de los tomos originales, 210 x 210 mm.

Su precio es de de 34,95 euros y puede ser adquirido sin ningún problema en la página web de Holocubierta o en tiendas especializadas. No se encuentra a la venta en PDF.

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada en 31 mayo, 2015 por en #5, Reseñas y etiquetada con , , , , , , .

R.O.L por Secciones

A %d blogueros les gusta esto: